HistóricoPublicidad

Cuando la publicidad de Nintendo era salvaje

Hace mucho, mucho tiempo, en un reino encantado sucedían cosas que a día de hoy resultan poco menos que inexplicables. En el mundo de Iwata y Miyamoto todo es felicidad y alegría en lo que a juegos se refiere.

Nintendo se ha convertido en el representante en la tierra de los juegos para todos los públicos, las aventuras para toda la familia que encantan a niños pequeños y que esbozan una sonrisa de felicidad en la cara de los mayores. Y por supuesto la publicidad que emplea la compañía no podría ser diferente. Recordemos el anuncio de Robin Williams y su hija Zelda, o a las hermanas Cruz jugando a ‘Super Mario’. Todo muy bonito, muy amable, tierno… con imágenes saturadas y preciosistas y anuncios con un puntito de humor blanco. Blanco como el azúcar, la leche o como un capítulo de Friends.

Pero hubo un tiempo ya lejano en el que la publicidad de Nintendo no se parecía a Friends. Tenía la mala leche de Frasier, puntazos a lo Príncipe de Bel-Air y podía incluso a llegar a sertan salvaje como el Mr. Floppy de Infelices para siempre. Y sí, estoy utilizando ejemplos de los años noventa ya que esta historia ilustrada que hoy os presento empezó ahí. Muchos de estos anuncios impresos corresponden a las malévolas mentes de la agencia Leo Burnett, en Estados Unidos, y al verlos uno no puede evitar pensar en cómo ha cambiado el cuento y lo azucarado que se ha vuelto.

Esta es una selección de anuncios impresos que Nintendo ha utilizado a lo largo de su historia. En ocasiones para anunciar consolas, otras para videojuegos, pero siempre con un denominador común: la transgresión. Una actitud que muchos recordamos de la época de Súper Nintendo y Nintendo 64 y que se ha ido perdiendo con el tiempo hasta llegar a lo de hoy en día. Os los dejo para que los disfrutéis.

[av_slideshow size=’no scaling’ animation=’slide’ autoplay=’true’ interval=’7′ av_uid=’av-zwfvdv’] [av_slide id=’4407′ av_uid=’av-xag643′] [av_slide id=’4406′ av_uid=’av-w74pbn’] [av_slide id=’4405′ av_uid=’av-uipmur’] [av_slide id=’4404′ av_uid=’av-t3txhv’] [av_slide id=’4403′ av_uid=’av-qswocz’] [av_slide id=’4402′ av_uid=’av-p11q0j’] [av_slide id=’4401′ av_uid=’av-olbg7n’] [av_slide id=’4400′ av_uid=’av-mk3ryb’] [av_slide id=’4399′ av_uid=’av-ldu7pv’] [av_slide id=’4398′ av_uid=’av-iks3hv’] [av_slide id=’4397′ av_uid=’av-guusv7′] [av_slide id=’4396′ av_uid=’av-f893sj’] [av_slide id=’4395′ av_uid=’av-e8gqmb’] [av_slide id=’4394′ av_uid=’av-1agz5f’] [av_slide id=’4393′ av_uid=’av-10v1g3′] [av_slide id=’4392′ av_uid=’av-z48n7′] [av_slide id=’4391′ av_uid=’av-smtv7′] [av_slide id=’4390′ av_uid=’av-6a5dsz’] [av_slide id=’4389′ av_uid=’av-468tw3′] [av_slide id=’4388′ av_uid=’av-2k7a4j’] [/av_slideshow]

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba